Chatos y Platerinas ecológicos

El aspecto exterior de la platerina responde muy bien a su nombre. De tamaño y forma muy similar a la paraguaya, parece una nectarina plana, con una forma que puede recordar a un dónut o un botón. Existen tanto de carne amarilla como de carne blanca, y su principal atractivo es que tiene la piel fina y lisa. Sé que hay muchas personas que no toleran la piel con “pelusilla” de mecolocontes y paraguayos, así que con la platerina no tendrán necesidad de pelarla.

En cuanto al sabor, esta fruta destaca por ser muy dulce y emitir un aroma profundo que recuerda a la nectarina. La carne es prieta y muy jugosa, y resulta muy agradable su textura al masticarla, aunque recomiendo no dejarla madurar demasiado, precisamente por lo dulce que resulta ya de por sí. Por su pequeño tamaño y su piel delicada y brillante, seguro que gusta mucho a los niños.


El Biovergel de Valencia | come ingrandire il pene